Archivos Mensuales: abril 2015

¡Nuevos premios Liebster Award!

liebster

Estoy abrumada por la cantidad de visitas que recibo últimamente, ¡y eso que no tengo el tiempo que me gustaría dedicaros! Y con las visitas, han llegado también seguiditos cuatro premios Liebster Award por los que estoy triplemente agradecida.

Para los que estéis menos puestos en el mundillo bloguero, los Premios Liebster Award son concedidos entre distintos creadores de blogs para valorar los contenidos de otros blogs que nos gustan y, ya de paso, darnos a conocer e irnos conociendo mejor entre nosotros.

En este caso, vienen de la mano de Sra. Jumbo, del blog Mi refugio Virtual, Diario de una mami, Entre mis horas Hijitis Aguditis.

Entre mi poco tiempo para escribir y que tampoco me gusta hablar mucho de mí, permitidme que os deje aquí las respuestas que di en mi otro Liebster Award para conocerme mejor. Animo a todos los pequeños y nuevos blogs a que toméis la imagen y os sintáis premiados, ¡será un placer conoceros y empezar a seguiros!

Lo que sí me gustaría es contaros un poquito de estos cuatro blogs que me han premiado, ya que precisamente los sigo no hace mucho y me han sorprendido muy gratamente, ¡espero que os gusten!

  • Mi refugio virtual es un blog escrito a dos manos entre Sra. Jumbo y Gloan. Entre ambas, recorreremos juntas el camino de la maternidad pero también de la imaginación, las manualidades y reflexiones varias. ¡Que salirse del guión a veces es hasta recomendable!
  • Diario de una mami es exactamente eso, el día a día de la mamá de Pegotito, que siempre nos hace sus reflexiones con un  fino toque de humor que te encantará. Toca los distintos temas de la maternidad que te interesarán: vacunas, alimentación, seguridad… ¡y lo que vaya surgiendo! Que la maternidad es eso, un día tras día.
  • Entre mis horas son las aventuras y desventuras de una madre trabajadora. Así que nos cuenta desde recetas rapiditas para las que no tenemos mucho tiempo hasta diferentes opiniones, ofertas de ocio…
  • Hijitis Aguditis os conquistará por su diseño, sus descargables para organizaros el día a día o las fiestas, todo tipo de recursos para padres, consejos de crianza y recomendaciones de nuevos blogs. Y con la colaboración del Papá Enmascarado, para dar un toque masculino que completa este blog.

Vamos, que cuatro cracks para conocer y que os esperan casi tanto como yo por aquí 🙂 ¡Viva los blogueros!

El desenlace de… Victoria

Mano de bebé y su mamá . / Foto: freeimages.com

Mano de bebé y su mamá . / Foto: freeimages.com

Hoy traemos el final de una historia que contamos hace tiempo, La historia de… Victoria. Ya que me preguntabais por su mamá y yo también estaba interesada por saber si todo fue bien, os dejo aquí su nuevo testimonio. ¡Espero que ayude mucho a otras futuras mamás de prematuros o embarazadas con  RCIU (Restricción del Crecimiento Intrauterino) . Ahí va la narración de Carolina, la mamá de Victoria 🙂

Después de tres meses de controles con ecografías dos veces a la semana, más el reposo absoluto por esos meses acostada hacia el lado izquierdo, más la dieta alta en proteínas, etc. Yo subí alrededor de 28 kilos en el embarazo. ¡¡¡Y así logramos aguantar hasta la semana 35!!! Mi hija comenzó a hacer una redistribución de la arteria cerebral media. Eso significa que, como le faltaba oxígeno, ella sola priorizaba y lo mandaba a su cerebro antes que al resto de su cuerpo; el sufrimiento fetal cada vez era mayor y decidieron sacarla.

Nació el 24 de febrero por cesárea a las 35 semanas, pesó 1.600 y midió 42 cm, fue a incubadora, con oxigeno, alimentación parenteral y despues nasogástrica, etc todos los cuidados… pero finalmente con 24 días en el hospital fue dada de alta.

¡¡¡Ya cumplió dos meses de vida!!! Estamos felices, pues tiene una anemia aguda, pero no ha necesitado transfusiones, y también tiene los niveles de la tiroides muy altos. Dicen q se le pasará,  que son cosas propias del prematuro y de su inmadurez. Al parecer no hay secuelas, eso lo veremos con los años. Estoy feliz porque eso no es nada comparado con los primeros diagnósticos y las pocas esperanzas que nos dieron los médicos en un comienzo. El resultado es mucho mejor de lo que esperábamos. Mi hija es una luchadora, una verdadera guerrera, se aferró a la vida y aquí está mi pequeña porotita, se llama Helena Victoria.

Quisiera dar las gracias por tu espacio para desahogarme y a todas las q escribieron para dar su testimonio y sus esperanzas.

Mi historia tiene un final feliz

Cariños Carolina

¡¡Mil gracias Carolina por darnos de nuevo tu testimonio, y encima con este desenlace!! Estoy muy feliz de que todo saliera tan bien y espero que tu historia pueda dar fuerzas a muchas futuras mamás. Y precioso nombre y apropiadísimo para tu pequeña, Helena Victoria suena a luchadora ganadora, ¡nada más ajustado a la verdad! Un beso fuerte.
Y al resto de mamás que queréis pedir consejo o contar vuestra historia, ya sabéis que podéis escribirme a bajopercentil@outlook.es.

Manías a algún alimento y posibles soluciones

Foto: freepik.com

Foto: freepik.com

Hablo de mi experiencia y en mi caso, cuanto más bebé, menos tuve este problema. Es decir, tengo una niña que no come mucho, pero sí ha tomado siempre pequeñas cantidades de todo. Salvo una gran aversión a la textura de la naranja y la mandarina desde el principio, nunca me topé con ninguna manía especial. Sí sé de otras madres que se las ven y desean con las frutas y las verduras, por ejemplo.

Pero cuando el bebé da el paso a niño, o al menos empieza a entender su entorno, a expresarse y a comprender que a veces tiene capacidad de elegir, es el momento en que con más fuerza aparecen las manías. Nosotros estamos en ese paso con 21 meses. E igual que aparece la manía a algunos alimentos concretos, aparecen los “amores” por otros. ¿Qué hacer en estos casos, y más si tenemos un hijo de bajo percentil?

Obviamente, necesitamos que tenga una alimentación completa y variada, pero no vamos a empezar ahora las batallas en la mesa que hemos querido evitar hasta el momento. Me parece un momento clave en la infancia del niño para sentar las bases del futuro: si cedemos y le damos todas las noches salchichas, ya siempre será así, y probablemente cada vez probará menos el pescado, las verduras…

Os cuento nuestro caso. Yo estoy encantada de que a Paula ahora le chiflen las salchichas, el pan y los plátanos, pero sería muy fácil empezar a darle sólo eso. Y sin embargo, tampoco voy a “regañarla” porque algo le guste, ¡sería contradictorio! Así que me voy a asegurar de que todas las semanas coma esos alimentos, ¡pero no todos los días! Y voy a equilibrarlo para que el día que ha merendado plátano, no cene salchicha. Una de cal y otra de arena

¿Y qué hago con los alimentos a los que tiene manía? Hay varias opciones:

  • Sustituirlos por otro/s del mismo grupo de alimentos. Sí, recordemos esa estupenda pirámide alimenticia infantil (ver imagen). Por ejemplo, si no toma leche líquida apenas, se puede sustituir por las cantidades aproximadas en queso y yogures (en lonchas, quesitos, babybel…) hasta que déis con la tecla.PIRAMIDE NIÑOS Y ADOLESCENTE
  • Volver a probar pasados unos días de diferente forma. Es decir, o bien lo cocinamos de otro modo más atractivo (a la plancha, rebozado, empanado, al horno…) o se lo ofrecemos con otro aspecto (distinto troceado, o bien batido, según sus gustos). Ejemplos: Fruta en rodajas o trocitos en vez de en papilla, pescado al horno en lugar de hervido, filetitos de pollo mejor empanados…

Y en cualquier caso, pese al rechazo y sin forzar hay que seguir intentando pasados varios días, ya que a veces nos puede sorprender que de pronto les guste algo que antes ni probaban…

¿Y tú tienes algún truqui más? ¿Cómo haces con las manías en los alimentos de tu hijo? Te leo 😉

10 claves para una madre desordenada (que quiere dejar de serlo)

Si la maternidad de por sí ya te vuelve la realidad (y la casa) patas arriba, en el caso de madres (y padres) desordenados el caos puede hacer que tu casa se convierta en una auténtica Zona Cero. Así que, como en todo, hay que poner a mal tiempo buena cara, y buscar el lado positivo: quizás es la oportunidad que estabas esperando para comenzar a tener la casa un poquito organizada.

Aunque ya advierto que esto es como las adicciones, que muchas veces la pereza hace que vuelvas a viejos hábitos nocivos, pero hay que luchar por evitarlos. Éstas están siendo las claves de mi reconversión. Espero que os ayuden:

  1. Ordenar es el primer paso para todo. Una casa ordenada es más fácil de limpiar y, también, da mayor sensación de tranquilidad a los que viven en ella.
  2. Un cesto para la plancha y otro para la ropa sucia.

    Un cesto para la plancha y otro para la ropa sucia.

    No intentes hacer todo de una vez. Es obvio que muchos años de desorden no se van a ir en un día, así que con paciencia ve cambiando habitación por habitación o bien por áreas: un día la ropa, otro las estanterías… Si ordenas todo de una vez te tirarás horas y acabarás tan exhausta que es probable que a los dos días tu pereza te haga volver definitivamente a tu vida anterior. Y no es lo que queremos…

  3. Ejemplo de cómo ordenar los pantalones fuera del armarioOrganizar la ropa. Deshazte de aquella que ya está vieja o sepas de sobre que no te vas a poner, o dónala. Organiza el resto en tu armario y guarda la de fuera de temporada en cajas herméticas. Con la ropa infantil, organiza además en cajas la que no le valga y, si no piensas reutilizarla, dásela a algún familiar, amigo etc que la necesite, ¡o dónala! Si, aun así, ves que tu armario no da de sí, compra unos ganchos para la puerta de tu habitación (se colocan sin necesidad de anclajes y los venden en muchos sitios), y aprovecha varias perchas para, por ejemplo, tener doblados y colocados los pantalones, como en la imagen. Compra estos prácticos recogetodos y utiliza uno para la ropa sucia y otro para la que hay que planchar. En mi caso, también tenemos otro más pequeño para la ropa sucia infantil.
  4. Este recogetodo infantil lo usamos para la ropa sucia. Tenemos otro similar para juguetes pequeños

    Este recogetodo infantil lo usamos para la ropa sucia. Tenemos otro similar para juguetes pequeños.

    Reunir los juguetes. Sí, esa gran pandilla que se empeña en esparcirse por los distintos rincones (y hasta los más insospechados). Aprovecha con otro recogetodo (¡que me gustan!) y pon allí los inclasificables, o bien los pequeños que más estorban o te ponen en riesgo de esguince constantemente. Usa el parque infantil para los más grandes o los peluches que ya no entran en la habitación. Para que no parezca una pequeña leonera, puedes medir el interior y comprar baúles de tela que organicen mejor el contenido.

  5. Compra tarros para la cocina. Para el café, las legumbres, el arroz, la pasta, sal, azúcar… si no tienes claro el tiempo de cocción de algo, pon un cartelito con celo y así podrás deshacerte del envase original. También asegúrate de comprar túper aptos para congelador y microondas. Y conserva los purés de verduras, croquetas caseras, lentejas… para que tú y tus hijos podáis comer lo más natural posible aunque no dispongas de tiempo para cocinar en un momento dado…
  6. Usa las cajas zapateras. Si ya te has deshecho de tus zapatos viejos pero siguen sin entrarte en un zapatero, puedes comprar estas prácticas cajas de Ikea. Son plegables y apilables.
  7. La mesita de noche. Pliega la ropa interior en filas horizontales para aprovechar mejor el espacio. Y agrupa los calcetines para no perder ninguno. Además, puedes comprar en cualquier chino la típica bolsa de redecilla para meterlos en la lavadora sin que desaparezcan. Sobre todo si son pequeñitos como los de niño y bebé. Algunos de estos trucos que te pueden ayudar.
  8. Ordena los complementos. Si es posible, reserva un cajón sólo para bufandas, pañuelos, cinturones… Y sepáralos dentro. Si es necesario o no te fías de tu fuerza de voluntad, con algún organizador de los que venden también.
  9. Y los abalorios. Consigue un joyero compartimentado. De este modo, podrás separar pendientes, colgantes, collares… O si tienes diferentes cajas, usa cada una para un tipo de adorno. Así después te será más fácil encontrarlos (y no perderlos).
  10. Y por supuesto… ¡cierra los cajones! Son uno de los mayores atractivos de la casa para nuestros queridos bichitos, así que nada como comprar cerrojos para niños y que les resulte más difícil desordenar la casa. Por supuesto, sellando lo primero los productos peligrosos como los de limpieza.

¡Ea! Pues ahí van mis mandamientos para empezar a ser persona en casa, y ahora falta aplicarse el cuento 😉 ¿Algún truqui más que aportar?