Archivo de la etiqueta: RCIU

La historia de… Núria

Una mujer embarazada con su ecografía como Marisa, que tuvo que hacerse montones de ecos en su embarazo. 

De nuevo estamos por aquí para contaros una historia de una mamá que acudió por aquí angustiada en pleno embarazo. Esto nos contaba Marisa hace apenas unos meses:
Te escribo para contar el caso de mi hija Núria, ya que me ha servido de mucho leer casos de otras mamás y sus bebésHoy cumplo 29 semanas de embarazo y hasta la fecha me he encontrado bien y todo parecía normal hasta la eco de las 20 semanas. En la ecografía de hoy nos han dicho que la bebé está en percentil 4 y se nos ha caído el mundo encima. Ahora estoy muy triste y con miedo por lo que podría pasar. Me harán la siguiente eco en 15 días para ver como evoluciona y mientras, reposo y tranquilidad. Las arterias uterinas en mi caso están bien pero la bebé pesa 1.039.

Sé que he de ser positiva y no perder la esperanza, pero la verdad es que estoy acongojada. Espero que se resuelva todo bien y que la pequeña nazca sana y fuerte.

Marisa.

Pues bien, tengo que deciros que en su día y lo lamento muchísimo, no pude leer el mensaje de Marisa porque yo misma estaba pasando el final de mi segundo embarazo (ya os contaré mejor en otro post pero sí, soy mamá de nuevo 😊).

Así que en cuanto regresé a la normalidad y leí al fin su mensaje en el correo, me puse enseguida en contacto con ella para saber si todo había salido bien. Ella me ha autorizado para que os reproduzca con sus palabras cómo sigue su historia, después del parto:

Pues el caso fue que me fueron haciendo ecografías Doppler cada 15 días y Núria siguió en percentil 4 hasta que, el día que cumplí 40 semanas de embarazo me indujeron el parto. El parto fue bien y ella pesó 2,700 kgs y midió 46 cms. A fecha de hoy tiene 2 meses y medio y está preciosa y muy sana. En la revisión del mes ya estaba en percentil 10 y en la de los dos meses en percentil 25. Así que finalmente parece ser que algo sucedió en la circulación transplacentaria durante la gestación y la niña recibió menos alimento del que precisaba sin que ello la haya afectado en nada, según parece hasta la fecha.

Mi marido y yo lo pasamos fatal los últimos meses de embarazo y por fortuna todo ha salido bien. Como ya dije anteriormente, en un momento de tanto sufrimiento agradecí muchísimo poder leer casos similares al nuestro y por eso me decidí a escribir el mío.

Pues esta es la historia de Núria y Marisa, que por suerte leemos que está fenomenal. Mil gracias por dejarnos tu testimonio para otros papás que se encuentren en una situación similar.

Y si tú también quieres dejar por aquí tu historia, recuerda que puedes escribirme a bajopercentil@outlook.es.

Anuncios

El desenlace de… Victoria

Mano de bebé y su mamá . / Foto: freeimages.com

Mano de bebé y su mamá . / Foto: freeimages.com

Hoy traemos el final de una historia que contamos hace tiempo, La historia de… Victoria. Ya que me preguntabais por su mamá y yo también estaba interesada por saber si todo fue bien, os dejo aquí su nuevo testimonio. ¡Espero que ayude mucho a otras futuras mamás de prematuros o embarazadas con  RCIU (Restricción del Crecimiento Intrauterino) . Ahí va la narración de Carolina, la mamá de Victoria 🙂

Después de tres meses de controles con ecografías dos veces a la semana, más el reposo absoluto por esos meses acostada hacia el lado izquierdo, más la dieta alta en proteínas, etc. Yo subí alrededor de 28 kilos en el embarazo. ¡¡¡Y así logramos aguantar hasta la semana 35!!! Mi hija comenzó a hacer una redistribución de la arteria cerebral media. Eso significa que, como le faltaba oxígeno, ella sola priorizaba y lo mandaba a su cerebro antes que al resto de su cuerpo; el sufrimiento fetal cada vez era mayor y decidieron sacarla.

Nació el 24 de febrero por cesárea a las 35 semanas, pesó 1.600 y midió 42 cm, fue a incubadora, con oxigeno, alimentación parenteral y despues nasogástrica, etc todos los cuidados… pero finalmente con 24 días en el hospital fue dada de alta.

¡¡¡Ya cumplió dos meses de vida!!! Estamos felices, pues tiene una anemia aguda, pero no ha necesitado transfusiones, y también tiene los niveles de la tiroides muy altos. Dicen q se le pasará,  que son cosas propias del prematuro y de su inmadurez. Al parecer no hay secuelas, eso lo veremos con los años. Estoy feliz porque eso no es nada comparado con los primeros diagnósticos y las pocas esperanzas que nos dieron los médicos en un comienzo. El resultado es mucho mejor de lo que esperábamos. Mi hija es una luchadora, una verdadera guerrera, se aferró a la vida y aquí está mi pequeña porotita, se llama Helena Victoria.

Quisiera dar las gracias por tu espacio para desahogarme y a todas las q escribieron para dar su testimonio y sus esperanzas.

Mi historia tiene un final feliz

Cariños Carolina

 Después sois muchos lectores los que me habéis preguntado de nuevo por esta pequeña y su evolución, así que esto es lo que nos cuenta su mamá dos años después:
Mi niña Helena Victoria tiene 2 años y 1 mes. Es una niña maravillosa. Sana y feliz. Después del mes que estuvo hospitalizada Helena ha tenido apoyo de estimulación motriz con kinesiólogo hasta ahora los dos años. Y ahora comenzará con fonoaudiólogo para estimularla en el lenguaje.

Si uno la compara con otros niños de su misma edad, está normal en todo, tal vez un poco, muy leve desfase, que nadie nota, pero que uno está pendiente. Por eso esta estimulación motriz y de lenguaje para reforzarla en todo. No porque realmente lo necesite.

¡¡Mil gracias Carolina por darnos de nuevo tu testimonio, y encima con este desenlace!! Estoy muy feliz de que todo saliera tan bien y espero que tu historia pueda dar fuerzas a muchas futuras mamás. Y precioso nombre y apropiadísimo para tu pequeña, Helena Victoria suena a luchadora ganadora, ¡nada más ajustado a la verdad! Un beso fuerte.

Y al resto de mamás que queréis pedir consejo o contar vuestra historia, ya sabéis que podéis escribirme a bajopercentil@outlook.es.

La historia de… Victoria

Mujer embarazada como nuestra Carolina. Fuente: Stockvault

Mujer embarazada como nuestra Carolina. Fuente: Stockvault

De nuevo tenemos el testimonio de una mujer embarazada, Carolina (de 29 semanas actualmente), y la pequeña que lleva en su vientre, Victoria, que necesitan vuestro apoyo y, sobre todo, que le contéis si conocéis algún final feliz en su situación. Paso a relataros su historia a través de nuestra entrevista.

¿En qué semana de embarazo y con qué pruebas te diagnosticaron el bajo peso o estancamiento del bebé?

Los medicos no han dicho nada de una posible causa. Las causas más recurrentes para un RCIU (Restricción del Crecimiento Intrauterino) fueron descartadas, por lo que se cree que es mi hija la que tiene algún problema, no yo. No es que no quieran decir la causa, en mi caso la causa no se conoce. Se dan cabezazos pensando en qué puede ser y posiblemente lo descubramos cuando nazca.

Los médicos me han informado muy bien de todo, me explico: el que tenía fue un poco vago, pero busqué una segunda opinión  y llegué a manos de un profesional que ha sido superclaro…. tal vez demasiado claro, por lo que en mi caso es un poco angustiante y desalentador.

¿Qué recomendaciones especiales o vigilancia te están haciendo hasta el final del embarazo?

Desde que me diagnosticaron RCIU he estado con reposo absoluto, comiendo buena comida, rica en proteínas de buena calidad, reposo, acostada hacia el lado izquierdo, ¡lo que me tiene subiendo kilos como loca! Y monitoreo fetal con ecografías una vez a la semana. Además me derivaron los controles a un hospital que tiene una unidad de neonatología más apta para recibir a mi pequeña cuando sea el momento.

¿Te han hablado de que pueda ser prematuro o podría llegar a término en las 40 semanas?

Me dicen que mi bebé será prematuro, que no pasaré de las 36 semanas. Es más, ¡¡¡ellos pretenden sacar a mi bebé cuando alcance un peso de 1 Kg!!! y después que la ciencia haga su trabajo. Hoy pesa 641 kg con 28 semanas mas 5 días.

¿Qué te gustaría consultar a alguien que haya pasado por algo similar?

No tengo claro qué preguntar. Sólo quisiera conocer el testimonio de alguien que pasara por algo similar y me contara de un final feliz. Algo que me tranquilice, que me dé esperanzas, y conocer toda su experiencia.

Nos has comentado que tuviste previamente dos mellizas, ¿algún consejo para madres de partos múltiples?

Jajajajaja sí tengo mellizas de 6 años, y de ese tema si que sé mucho, mucho ¡¡¡pero mucho!!! No podría dar un consejo, en 6 años hay miles de cosas que he aprendido de crianza de mellizos y sigo aprendiendo a medida que van creciendo, ¡pero estoy aquí por si quieren preguntar!

Algunos tips: poner nombes que NO sean parecidos, ojalá cuando sean grandes ponerlas en piezas separadas… En el colegio las separan ¡y a mí me parecía terrible! Ahora sé que es lo mejor que podían hacer, no tengan miedo.
También sé mucho de prematuros, de intestinos inmaduros, cólicos… No regulaban temperatura, intolerancias a la proteína de la leche de vaca, etc. pero creo q me estoy desviando del tema.

¿Tienes alguna sugerencia para mejorar nuestro blog o información que te gustaría que tuviera?

No, ninguna sugerencia. ¡Mientras siga creciendo el blog me parece fantástico! Se dará solo que al crecer irás tocando más y más temas… ¡es algo que se dará naturalmente y de forma espontanea!

Muchas gracias a este testimonio de Carolina y la pequeña Victoria desde Chile. Esperamos que podáis ayudarlas contando algún caso parecido que conozcáis.
Y ya sabéis que también si queréis mandarnos vuestro propio testimonio pidiendo opiniones, podéis escribirme a bajopercentil@outlook.es.
¡Gracias, como siempre, por estar ahí! 😉

Bebés de bajo peso en el embarazo (RCIU)

Echo-photo-980x675Me pongo hoy un poco seria para escribir este artículo. Después de leer bastantes de vuestros testimonios, me he dado cuenta de otro grupo de madres que suelen pasar bastante mal el tema del bajo peso de los bebés. Sois las mamás embarazadas con bebés que, por el momento, van de bajo peso. Muchas os hacéis preguntas como por qué y qué debéis hacer para que el bebé nazca lo más sano posible. Así que me he documentado para ayudaros en lo máximo posible.

En primer lugar, no debéis preocuparos ni permanecer alerta salvo que el bebé esté por debajo del percentil 10 en el embarazo. A este bajo peso se le llama Restricción del Crecimiento Intrauterino (RCIU).

¿Por qué mi bebé pesa poco o crece poco en el embarazo?

Hay varias respuestas posibles a esta duda, pero lo más importante de todo es que las mamás estéis tranquilas y os cuidéis y dejéis mimar, porque el estrés precisamente es un factor que no le viene nada bien a vuestro bebé. En mi caso, os puedo contar que mi ginecólogo me comentó que hay muchos bebés hoy en día que nacen más pequeños en el caso de las madres trabajadoras, debido precisamente al estrés. Ahí tenéis una posible causa. Otras posibles:

Delgadez extrema de la gestante: tenéis que tener en cuenta que tan mala es la obesidad y el exceso de azúcares que muchas os cuidáis por el tema de la diabetes gestacional, como la delgadez o no aportar al bebé los nutrientes necesarios. Aquí os dejo un artículo interesante al respecto. No olvidéis, además de una alimentación suficiente y adecuada, tomar desde el inicio del embarazo los complejos multivitamínicos que os recete el ginecólogo y que ayudan también al desarrollo del bebé.

Tabaquismo: sí, sé que hay algunas que, por más que lo intentasteis, no conseguisteis dejarlo al quedaros en estado. Si vuestro bebé tiene bajo peso, ahora es el momento de poneros serias en esto… No hablemos de alcohol y drogas. Sabéis que no podéis tomar ni una pizca y sí, influye también en el bajo peso.

Hipertensión: Los controles de tensión en la farmacia deben ser una rutina cada cierto tiempo para ver que todo va bien al respecto.

Ciertos medicamentos: Podéis consultar al médico, en caso de estaros medicando por algo, si ese tratamiento podría estar influyendo en el bajo peso del bebé.

Infecciones o enfermedades de la madre: repito que dejéis cuidaros y mimaros. Aun así, si se debiera a esto, siempre estad en manos de médicos y no dejéis que el estrés os invada.

Trastornos genéticos o anomalías genéticas: debéis pensar que es un mínimo porcentaje de los casos y normalmente, con cuidaros y cuidar al pequeñín, todo va a salir muy bien.

Ausencia de una arteria en el cordón umbilical: Habitualmente, el cordón umbilical comunica al bebé con la madre por tres vasos, dos arterias y una vena. Pero hay casos en que falta una de las arterias. Esto sucede en un 0,8% de los embarazos únicos y un 5% de los embarazos múltiples. No tiene por qué suponer un grave peligro, pero al tener algo más de dificultad para que llegue todo el alimento, a veces esto repercute en el bajo peso del bebé o partos prematuros. Normalmente el médico te ordenará un reposo más estricto que en otros embarazos.

Partos múltiples: en este caso es perfectamente normal que los bebés tengan menos peso y nazcan semanas antes que los partos unitarios. Así que no os agobiéis porque probablemente fuera del útero vuestros bebés cobrarán un peso perfecto.

Genética simple: A veces, simplemente tendréis un bebé chiquitín y hay que vigilar que su crecimiento no se frene ni decrezca. Cuidaros y reposad cuando debáis hacerlo y todo irá bien.

– Insuficiencia placentariaAñado este otro posible motivo gracias a la colaboración de nuestra lectora Laia, que lo sufrió en sus carnes. Se suele detectar a partir del segundo trimestre del embarazo porque no tiene síntomas y es entonces cuando ya se aprecia mejor el crecimiento de la placenta y el bebé. La placenta es la que abastece de alimento y oxígeno a nuestro pequeño, así que es muy importante su buen desarrollo. A veces puede afectar, como en otros casos, el tabaquismo, la hipertensión o diabetes, pero otras, como el caso de Laia, no se puede atribuir más que a una anomalía en el desarrollo. Y en estos casos lo único que los médicos suelen recomendar es reposo (más o menos, relativo o absoluto, según el caso) y controles más exhaustivos.

¿Qué puedo hacer?

Obviamente, lo que el médico te recomiende en cada circunstancia. Para resumir, y común para todas, es importante la dieta equilibrada que os comentaba antes, los controles de tensión, tomar las vitaminas del embarazo y, dependiendo del caso, reposo relativo o absoluto. Si crees que el trabajo o una situación te está provocando más estrés del debido, no lo dudes e infórmate para pedir la baja o alejarte de esa circunstancia. Lo importante es la salud tuya y de tu pequeño. ¡Espero haberos servido de ayuda y que tengáis una horita corta! 😉