Archivos Mensuales: enero 2016

Embarazados, la película

image

Esta noche se estrena en cartelera aquí en España la película ‘Embarazados’. Sin mayores pretensiones que una comedia española, pero como un tema de fondo que ocupa cada vez a más parejas españolas: la fecundación in vitro (FIV) rondando ya los 40. Me ha parecido interesante porque sé que muchos de los que estáis detrás habéis pasado por esto, o bien lo estáis viviendo ahora o conocéis a alguien en este caso.

Cada vez encontramos la estabilidad más tarde, nos casamos (o arrejuntamos, o lo que sea) más tarde, y decidimos tener el primer hijo… pues ya cuando casi no queda tiempo. Es lo que les pasa en este filme a los protagonistas, Alina y Fran: que cuando quieren darse cuenta, entre ambos ya tienen problemas de fertilidad y deben recurrir a una FIV.

Y entre medias, otra reflexión: la de Fran, que es más reacio a la idea de tener hijos por el pavor que le provoca un cambio de vida drástico que le va a hacer pasar a una nueva fase de madurez y que, por lo que ya ve en amigos que le rodean, va a poner su mundo patas arriba. Sin duda, son dudas que nos han asaltado a todos antes del primer hijo y evidentemente después te das cuenta de que el vuelco es incluso más que sólo patas arriba pero que, así y todo, es lo mejor que ha pasado en tu vida, indescriptible y jamás contemplarías ya un retroceso, ¡porque el hueco que quedaría sería inmenso!

Y vosotros, ¿conocéis a muchas parejas en situaciones parecidas o habéis observado alrededor este cambio generacional?

Ahí os dejo un adelanto de la peli que, como protagonizan Alexandra Jiménez y Paco León, podéis imaginar que tiene la diversión garantizada, ¡que lo disfrutéis!

Anuncios

La historia de… Dylan y Thiago

IMG-20151113-WA0004Por primera vez nos escribe un papá contando el testimonio de sus familia,
“para apoyar a los padres que pasen por un embarazo gemelar de alto riesgo”. José y Stefanie se convirtieron en papás de Dylan y Thiago hace casi 11 meses. Ésta es su historia.

Tuvisteis dos gemelos prematuros. ¿Qué tal fue el embarazo?
Fue muy complicado. Al inicio nos detectaron una anomalía con el nombre de síndrome de transfusión feto fetal. Nos dijeron que era un embarazo de alto riesgo, la única forma de poder controlarlo era por medio de cirugía y nos recomendaron un especialista de la Clínica Alemana en Santiago de Chile, el doctor Masami Yamamoto. El doctor Masami nos atendió de la mejor manera y nos dijo que lo que tenía no era eso, sino Restricción en el Crecimiento Intrauterino. Esto fue lo que nos escribió en el diagnóstico:
“Embarazo gemelar monocorial biamniótico de 20 + 2 semanas según FUR operativa, restricción selectiva (30%) tipo III en feto A (dopler umbilical intermitente entre flujo ausente y reverso líquido en 2.1cm)”.
El doctor Masami nos dijo que mi esposa tenía que estar en absoluto reposo y en constante chequeo y que tenían que intervenirla entre las 28 – 30 semanas de embarazo. Tras esta noticia, en la clínica de Perú nos dijeron que no había muchas probabilidades de que nacieran bien: pudiera ser que uno muriera, y a raíz, el otro también. Por eso, busqué bastante en blogs e internet y vi un caso parecido, donde internaron a la mujer embrazada a las 28 semanas y todo salió bien, así que quisimos hacerlo igual. Mi esposa se internó en la clínica a las 22 semanas y estuvo más de un mes internada para que, de forma diaria, le chequeasen los latidos de los corazones de los bebés. Hasta llegar la semana 30.

¿El médico adelantó el parto simplemente, como suele hacerse en los múltiples, o hubo algún problema? ¿En qué semana fue?
Se adelantó por sugerencia del doctor Masami a raíz del CIR III (Crecimiento Intrauterino Retardado tipo III. El parto se programó para la semana 30.

¿Qué tal fue todo en el parto y qué dijeron los médicos?
Yo no estuve presente, pero mi esposa y mis padres me dijeron que fue algo rápido. A las justas vieron a los bebés, pues tenían que entrar a la UCI de neonatos.

Después del parto, ¿cómo fue el proceso? ¿Cuánto pesaron y cuánto tiempo pasaron en incubadora?
Mi esposa me dice que lloraban bastante y tenían mucho pelo, pero que no se los enseñaron por que tenían que llevarlo a la UCIN. Dylan pesó 1400 gr  y Thiago 940 gr. Dylan estuvo en la incubadora por un mes con 7 días y Thiago estuvo un mes con 15 días. Ambos salieron con 2 kilos.

Dices que tuvisteis mucha angustia por el tema del peso y la presión de los médicos, ¿qué sucedió?
Lo que comenté en una de las preguntas anteriores. Era muy bajo el peso, fue un milagro lo que sucedió.

¿Hubo alguno que subió más de peso que el otro? ¿tuvieron problemas con las comidas?
Siempre hubo esa diferencia de pesos. Ahora Dylan esta en 10 kilos y medio y Thiago en 8 kilos. Los doctores de CIN se quedaron sosprendidos por como los bebés salían adelante. Muy rápido toleraban la leche materna, pero Dylan era flojo para comer.

Cuéntame cómo fue la lactancia inicial en prematuros, luego en casa, si toman después alimentación complementaria…
En la clínica le daban 2 onzas creo cada 3 horas. Luego iban subiendo y, ya en casa, se les daba entre 3 a 4 onzas cada 3 horas. Tomaban leche materna y fórmula.

¿Qué fue lo que más te asustó de ser papá de prematuros? ¿Y lo que te ha enseñado?
Mi mayor susto fue que no nacieran, por los comentarios de los doctores. Por eso que estoy muy agradecido a Dios por permitir que sea padre. Me enseñó siempre a estar al tanto de ellos como hombre y persona, tanto a mí como a mi esposa nos ha hecho madurar y estar más unidos que nunca.

¿Qué te gustaría decir ahora a unos recién estrenados papás de gemelos y/o prematuros?
La fe y la esperanza nunca la pierdan, porque existe un Dios que está con nosotros. Está con todo recién nacido, Él nunca nos abandonará. A todos los nuevos papás y mamás: quieran mucho a sus hijos, educarlos y enseñarles el camino del bien para que siempre estemos felices de ellos.

Mil gracias por escribirnos y mandarnos ese mensaje con tanta energía y positivismo.

Recordad que para publicar también vuestro testimonio, tenéis que escribir a bajopercentil@outlook.es.

Nuestro menú diario (dos años)

Nos plantamos ya en los dos años y medio, ¡y yo aún sin publicar este posterior!  Lo sé, soy lo peor por no haber podido sacar ni un minuto. Pero aquí estamos de nuevo, porque sé que más de un papá y mamá andará en busca de qué dar de comer a su pequeño poco comedor de dos años.

Como ya comentaba en mi post anterior sobre la llegada de los dos años, en nuestro caso la introducción de comida sólida y en trocitos supuso al fin un punto de inflexión. No para coger peso a tope, ojo, que la constitución de cada uno al final es la que es, ¡más aún si se trata de niños muy activos! Pero sí para tener la tranquilidad de que nuestra hija come de todo y más o menos bien. Con sus manías y preferencias, como todos, y quizás no en cantidades desorbitadas, pero al menos variado.

Dejo por aquí un ejemplo de sus menús mensuales a mediodía en la guardería para que podáis haceros a la idea de una alimentación de niños de dos a tres años:

image

En casa con las cenas tratamos de complementar de modo que no “repita” platos y además procurando que no tome exceso de carnes y huevos para su edad, que tome la cantidad suficiente de pescado, verduras y legumbres, etc. En resumen, que tenga una alimentación lo más variada y equilibrada posible.

Nuestra asignatura pendiente sigue siendo la leche,  ya que salvo el agua, que bebe en gran cantidad, no le suele gustar probar otro tipo de líquidos (tampoco zumos o batidos). Toma un vasito o menos en el desayuno, pero el resto lo complementamos con yogures y queso, como ya explicamos en este otro post de equivalencias para niños que toman poca leche.

Como arriba en la imagen ya veis ejemplos de comidas, os dejos por aquí desayunos, meriendas y cenas (son los de ella, y hay que tener en cuenta que cada niño tiene sus gustos):

Desayunos:

Procuro que al menos se tome medio vasito de leche (uno es casi tarea imposible, aunque vamos mejorando), y lo complemento bien con un quesito, bien con un yogur. Y, si hay suerte, completamos con una fruta o galletas.

Meriendas:

Al igual que nos sucede con los desayunos, suele costarle más merendar,  mientras que ahora come y cena bastante mejor. En la merienda se toma siempre su yogur y medio panecillo y luego intentamos completarlo con algo de jamón, quesito o pieza de fruta.

Cenas:

Como en las comidas, toma de todo y tenemos siempre en la nevera el menú de mediodía en la semana para decidir en cada momento. Tratamos que por la noche sean alimentos más suaves, eso sí. Ejemplos de cenas: tortilla francesa de jamón y queso, tortilla de patata y verduritas, sopa de estrellitas y filete de pollo, puré de verduras y filete ruso, croquetas, filetes de pescado empanados o rebozados… y de postre, yogur o quesito.

Y ahora contadme, ¿qué comen o comían vuestros hijos con dos años? ☺