Archivos Mensuales: marzo 2015

Probamos las papillas Blevit Plus Trocitos y Blevit Plus Duplo

Esta vez escribo para comentaros  mi experiencia de prueba con estas nuevas variedades de papillas que nos mandó Blevit a través de Madresfera. Estos son los productos que hemos testado (puntuamos cada criterio del 1 al 5):

Blevit Plus Duplo 8 cereales con miel y frutas:

image Se trata de una papilla que podéis dar desde los 5 meses, o  bien cuando vayáis introduciendo los cereales en el bebé. Quizás lo veo como un refuerzo ideal para las madres que se las ven y desean para que sus hijos tomen frutas, y que sin embargo toleran bien las papillas. Pero también me parece estupendo para ir cambiando sabores y texturas y que los niños no tomen siempre la misma variedad de papillas de cereales.

1. Aroma y sabor:

Tiene un gusto muy fino que me recuerda al de los muesli de frutas, suavizado por la vainilla del cereal y la dulzura de la miel, sin empalagar en absoluto. Nota: 5

image 2. Textura:

Cremosa pero sin grumos. En mi opinión esto es algo que han logrado muy bien desde Blevit, ya que siempre se ha criticado algo su grano algo más gordo, pero es algo que ya no sucede en absoluto. Ahora la disolución es perfecta pero sin descuidar suavidad y cremosidad. Nota: 5

3. Facilidad de preparación:

Basta con disolver los polvos en la leche (más o menos cacitos según le guste al bebé de espeso), mezclar bien y calentar. El hecho de que estos polvos se disuelvan mejor y sin formar grumos facilita mucho este trabajo. Nota: 5

4. Comodidad del formato: La caja tiene un abrefácil en la parte de arriba que permite sellar después del uso, así que es bastante práctico. La caja es grande, no nos engañemos, pero no excesiva y sobre todo es bastante más ahorro y práctico para los padres que contengan dos sobres grandes en lugar de uno solo. Nota: 3

5. Fórmula completa: No soy una experta nutricionista, pero parecen bastante completos estos cereales. Tienen calcio, hierro y 13 vitaminas y además incorporan FOS (fructooligosacáridos) y lactobacilos, que contribuyen a una mejor digestión sobre todo para la protección de esos pequeños estomaguitos que aún no están plenamente formados. Es verdad que de las tres cajas que hemos testado ésta de fruta es la que contiene más azúcar pero se trata de los azúcares que hay naturalmente presentes en la propia fruta, así que eso compensa bastante. Nota: 5

Blevit Trocitos cereales y  copos de maíz: image

La nueva gama Trocitos está pensada a partir de 12 meses, para los bebés que ya están preparados para empezar a masticar sólidos (aunque muchos han empezado antes incluso). Es ideal también alrededor de esta edad porque se trata del momento en que muchos pequeños empiezan a cansarse de papillas, aunque siguen necesitando su aporte de leche y cereales. La novedad facilitará poder continuar tomándola y además variando su dieta.

1. Aroma y sabor:

Si la papilla anterior me recordaba un poco al muesli de frutas, ésta me crea reminiscencias hacia los Corn Flakes de Kellog’s. Puro maíz, que además es un cereal muy apreciado por la mayoría de los peques. Nota: 4

2. Textura: image Creo que podéis apreciar en la foto en tono más amarillento. La textura es igualmente cremosa y es que los trocitos ya veis que son muy muy pequeñitos, por lo que podéis quedar tranquilos, que vuestros bebés pueden tragarlos perfectamente. Nota: 4

3. Facilidad de preparación y 4. Comodidad del formato:

Me remito a las mismas respuestas que en la anterior variedad de cereales, ya que el proceso de elaboración y el embalaje es idéntico. Nota: 4

5. Fórmula completa:

Se trata de una papilla de 8 cereales que incorpora además trocitos algo más grandes de maíz. También tienen calcio, hierro, 13 vitaminas y FOS y cabe dsstacar su alto contenido en fibra. Nota: 4

Blevit Duplo 8 cereales con natillas: image Estos cereales, como los de frutas, pueden tomarse desde los 5 meses y mezclan 8 cereales cn el sabor a natillas.

1. Aroma y sabor:

Huele a las  natillas de siempre, y sin embargo al probar se elimina el sabor excesivamente dulce. Esto tranquiliza bastante de cara a los padres reticentes a dar alimentos excesivamente dulces a los pequeños. Nota: 4

wpid-20150327_203542_resized.jpg

2. Textura: La más cremosa de las tres papillas, con textura suave pero sin empalagar. Nota: 5

3. Y 4. Facilidad de preparación comodidad del formato: lo mismo que las anteriores. Nota: 4

5. Fórmula completa:

También tienen calcio, hierro, 13 vitaminas y FOS para una fácil digestión. Nota: 4

Espero que podáis probarlos y nos dais vuestra propia opinión 😉

¿Merendamos?

Hora de la merienda en el cole. / freepik.es

Hora de la merienda en el cole. / freepik.es

La merienda es un clásico de los niños que muchos (erróneamente) eliminamos de nuestra dieta de adultos. Ahora sabemos, de los machacones consejos nutricionales que tanto bombo tienen ahora en la Red de redes, que, tanto pequeños como grandes, deberíamos hacer cinco comidas al día, aunque mucho más frugales.

Más comidas pero menos cantidad, y siempre mejor una fruta que un bollo industrial, por ejemplo. O una tostada integral con tomate que una tortita con nata… Hasta aquí bien la lógica. Ahora bien, ¿qué doy de merendar a mi hija de 20 meses? Aproximadamente a partir del año y medio (hay niños que varios meses antes y otros que después, como todo) muchos bebés empiezan a cansarse de los triturados. Descubren las texturas de las comidas (mucho antes si empezaron ya con Baby Led Weaning) y disfrutan cogiéndolas, llevándoselas a la boca y experimentando ya su primer uso de los tenedores. Las papillas les aburren, en resumen.

Yogur. / freepik.com

Yogur. / freepik.com

En nuestro caso, como he explicado anteriormente, y para no privar a Paula de ningún nutriente ni caloría necesario, hemos hecho un paso gradual, que ella misma se ha marcado. Cuando empezaba a comer trocitos, pero no los suficientes para completar su dieta, le dábamos primero el puré/papilla hasta que quisiera, y a continuación un segundo plato con trocitos más tentadores.

Con la merienda, hemos pasado de la clásica papilla de frutas y yogur a algunas variaciones. Por ejemplo, un día puede tomar algo menos de papilla y después alguna fruta en trocitos y el yogur o un quesito. O bien, un día cambio y directamente le doy, en vez de papilla, alguna fruta en trocitos, un quesito y galletas. Lo ideal sería también poder variar y que algún día tomase un minisándwich de jamón de york o paté, nocilla, queso… como sus compis de la guardería. Y que bebiera leche o zumos, pero de momento sólo toma sorbos y juega. Los bocatitas aún no los tolera, pero se trata de intentar cada día con algo nuevo y, si no cuela, seguir con lo anterior y ya probaremos de nuevo más adelante… Es lo que os recomiendo también, porque puede que en unas semanas se decidan a probar algo que no pensabais y, si se lo ofrecéis libremente y sin agobios, veréis cómo funciona poco a poco.

Y vuestros peques, ¿qué meriendan? ¿Alguna sugerencia más?