Archivos Mensuales: enero 2015

Aliados para niños malcomedores

Hago aquí una recopilación de algunos objetos o utensilios que, con mayor o menor fortuna y según el niño, pueden resultar prácticos para niños con poco apetito o, comúnmente llamados malcomedores.

  1. Después de un tiempo harta del mismo resultado (ropa sucia y con manchas pese a los baberos), descubrí estos babies del Ikea, mucho más útiles que los normales, ya que son de secado rápido. Basta con ponerlos encima de la ropa, a continuación el babero y veréis la diferencia. Hay otro modelo que venden uno solo, pero a mí me viene fenomenal lo de tener de quita y pon…

    Pareja de babies de Ikea

    Pareja de babies de Ikea

  2. Baberos recogetodo: son útiles o bien para niños que están en fase de vómitos o bien aquellos que, aprendiendo a comer trocitos, se les suele caer la mitad. Nosotros actualmente no los usamos (tenemos los normalitos de tela), pero sí nos vino genial con la etapa de los devueltos. Son rígidos y algo incómodos, pero para estos casos fue el mejor invento del mundo. Los venden en cualquier hipermercado o incluso tiendas de chinos baratitos.

    Babero rígido de Baby Björn

    Babero rígido de Baby Björn

  3. Puzzles y construcciones: Parece una tontería, pero es así. Resulta que cuando un bebé tiene las manos y la cabeza ocupadas, no sólo está distraído, sino que le es más fácil dejar de pensar que está comiendo y, por tanto, pasa mejor el rato. Tengo comprobado que manipular cosas le hace ‘desactivar el modo alerta’, cosa que no se consigue como mera espectadora (si, por ejemplo, les ponéis unos dibujos animados).
Puzzle infantil, de los sencillitos

Puzzle infantil, de los sencillito

4. Tablets (infantiles o no): Sí, ya sé que la tecnología es horrible para los niños. Deberíamos prescindir de todo tipo de juguetes con pilas, de dejarles nuestros móviles y, por supuesto, jamás comprarles una tablet. Pero, qué queréis que os diga, a veces no queda otra que recurrir a esto. Cuando todo lo demás falla, la televisión es igual de mala para la vista y “atonta” lo mismo, pero en cambio no les obliga a mover las manitas y manipular (exactamente igual que los puzzles tradicionales del punto anterior). Si os decidís por una tablet infantil, tenéis disponibles en Imaginarium la famosa Paquito Mini , pero aquí os dejo otras opciones más económicas de tablets infantiles. Si tienes un iPad y no quieres gastarte más dinero en tablets, pero tampoco te apetece jugártela y que el niño se lo cargue, esta opción es muy buena: comprar un protector de pantalla (mejor si es resistente a los líquidos) (los venden en todos los hipermercados y hay ofertillas en internet) y, sobre todo, esta funda para ipad específica para niños, iGuy, de la que os pongo imagen. La recomiendo porque la tienen tanto mi sobrino como Paula, y es increíble la de veces que se puede caer una tableta al suelo sin que sufra absolutamente nada. Es cómoda y segura. ¡Y no me llevo comisión!

Funda iGuy para iPad

Funda iGuy para iPad

Estas son algunas de las cosillas que, aunque no me gustaría tener que usar, son aliados que hacen la vida un poco más fácil para padres de niños con poco apetito. ¿Tenéis vosotr@s alguna ayudita que compartir? 🙂

 

 

 

Anuncios

Nuestro menú diario (18 meses)

Un bebé come un trocito de pan. ¿A que mola la foto? Fuente: Freeimages

Un bebé come un trocito de pan. ¿A que mola la foto? Fuente: Freeimages

Comienzo 2015 con un mensaje de optimismo para todos los papis y mamis de Bajo Percentil. Y es que, si bien los 18 meses de un bebé son agotadores para los padres, para la alimentación es una gozada. Por eso os quiero transmitir esperanza a los que aún no habéis llegado y lo pasáis fatal para que vuestros hijos terminen un plato de papilla o un biberón. Y es que lo bueno de esta edad es que YA PUEDEN COMER CASI TODO.

¿Y qué implica esto? Pues muchísimo. Porque si tu hijo no se come o termina la papilla, no tienes más que discutir. Le ofreces alguna otra alternativa y pruebas hasta que funcione con algo. Paula, por ejemplo, ya se aburre de las papillas de cereales. Pero claro, como no toma biberones, procuro siempre darle papilla y que pruebe hasta que ya resulte imposible seguir. Entonces, y para no seguir guerreando, le ofrezco otra cosa más pero ya en trocitos, que lo acepta mucho mejor. Funciona muy bien en las cenas, los desayunos son aún tarea pendiente para mí. Ahora os detallo:

  • Desayuno: Paula no tiene mucho apetito recién levantada. Pero bueno, le pasa a ella y a muchos niños y adultos, incluso los que suelen comer bien. Aunque le ofrezco más, no consigo que coma más de 180 ml de papilla de cereales. En este caso no me funcionan los trocitos tan bien como en la cena. He probado a darle después galletas, fruta, yogures y bollitos sin éxito. No es que le apasione el dulce, prefiere salado. Tampoco me agobio porque en las comidas luego sé que irá mejor.
  • Comida: Las posibilidades a esta edad son infinitas. Como ella aún no es capaz de tomar suficientes trocitos para alimentar una comida, los uso de complemento. Es decir, para después. De primero, un puré (verduras con pescado o carne, legumbres). Al puré le añado un quesito y un pelín de leche para agregar algo de lácteos, aceite y dos veces por semana huevo. Hemos probado ya como alternativa la pasta, pero vamos poco a poco para que la digiera. De segundo, trocitos de pescado, de filete de pollo, de salchicha, de hamburguesa… De postre, yogur (lo que quiera, que suele ser la mitad). Esta comida es la que mejor hace del día y la verdad que muy completa, así que estoy feliz en este sentido.
  • Merienda: Seguimos con papilla de frutas y después yogur, que no suele terminar.
  • Cena: Para completar con los lácteos, le ofrezco papilla de cereales hasta que quiera. Unas veces se cansa y pide “chicha”, otras se la termina. Después, ya sí, le damos en trocitos salchichas, carne picada (de noche prefiero que ambas cosas sean de pollo o pavo), trocitos de hamburguesa, trocitos de pescado o varitas de merluza.

La pediatra está muy contenta porque, aunque seguimos por debajo de percentiles, en un mes hemos subido 400 gramejos, que está muy bien, ¡y 2,5 cm más de altura!

¡Se aceptan más sugerencias de comidas! ¿Qué toman o tomaban vuestros peques a los 18 meses?

La historia de… Victoria

Mujer embarazada como nuestra Carolina. Fuente: Stockvault

Mujer embarazada como nuestra Carolina. Fuente: Stockvault

De nuevo tenemos el testimonio de una mujer embarazada, Carolina (de 29 semanas actualmente), y la pequeña que lleva en su vientre, Victoria, que necesitan vuestro apoyo y, sobre todo, que le contéis si conocéis algún final feliz en su situación. Paso a relataros su historia a través de nuestra entrevista.

¿En qué semana de embarazo y con qué pruebas te diagnosticaron el bajo peso o estancamiento del bebé?

Los medicos no han dicho nada de una posible causa. Las causas más recurrentes para un RCIU (Restricción del Crecimiento Intrauterino) fueron descartadas, por lo que se cree que es mi hija la que tiene algún problema, no yo. No es que no quieran decir la causa, en mi caso la causa no se conoce. Se dan cabezazos pensando en qué puede ser y posiblemente lo descubramos cuando nazca.

Los médicos me han informado muy bien de todo, me explico: el que tenía fue un poco vago, pero busqué una segunda opinión  y llegué a manos de un profesional que ha sido superclaro…. tal vez demasiado claro, por lo que en mi caso es un poco angustiante y desalentador.

¿Qué recomendaciones especiales o vigilancia te están haciendo hasta el final del embarazo?

Desde que me diagnosticaron RCIU he estado con reposo absoluto, comiendo buena comida, rica en proteínas de buena calidad, reposo, acostada hacia el lado izquierdo, ¡lo que me tiene subiendo kilos como loca! Y monitoreo fetal con ecografías una vez a la semana. Además me derivaron los controles a un hospital que tiene una unidad de neonatología más apta para recibir a mi pequeña cuando sea el momento.

¿Te han hablado de que pueda ser prematuro o podría llegar a término en las 40 semanas?

Me dicen que mi bebé será prematuro, que no pasaré de las 36 semanas. Es más, ¡¡¡ellos pretenden sacar a mi bebé cuando alcance un peso de 1 Kg!!! y después que la ciencia haga su trabajo. Hoy pesa 641 kg con 28 semanas mas 5 días.

¿Qué te gustaría consultar a alguien que haya pasado por algo similar?

No tengo claro qué preguntar. Sólo quisiera conocer el testimonio de alguien que pasara por algo similar y me contara de un final feliz. Algo que me tranquilice, que me dé esperanzas, y conocer toda su experiencia.

Nos has comentado que tuviste previamente dos mellizas, ¿algún consejo para madres de partos múltiples?

Jajajajaja sí tengo mellizas de 6 años, y de ese tema si que sé mucho, mucho ¡¡¡pero mucho!!! No podría dar un consejo, en 6 años hay miles de cosas que he aprendido de crianza de mellizos y sigo aprendiendo a medida que van creciendo, ¡pero estoy aquí por si quieren preguntar!

Algunos tips: poner nombes que NO sean parecidos, ojalá cuando sean grandes ponerlas en piezas separadas… En el colegio las separan ¡y a mí me parecía terrible! Ahora sé que es lo mejor que podían hacer, no tengan miedo.
También sé mucho de prematuros, de intestinos inmaduros, cólicos… No regulaban temperatura, intolerancias a la proteína de la leche de vaca, etc. pero creo q me estoy desviando del tema.

¿Tienes alguna sugerencia para mejorar nuestro blog o información que te gustaría que tuviera?

No, ninguna sugerencia. ¡Mientras siga creciendo el blog me parece fantástico! Se dará solo que al crecer irás tocando más y más temas… ¡es algo que se dará naturalmente y de forma espontanea!

Muchas gracias a este testimonio de Carolina y la pequeña Victoria desde Chile. Esperamos que podáis ayudarlas contando algún caso parecido que conozcáis.
Y ya sabéis que también si queréis mandarnos vuestro propio testimonio pidiendo opiniones, podéis escribirme a bajopercentil@outlook.es.
¡Gracias, como siempre, por estar ahí! 😉