Archivos Mensuales: abril 2014

Nuestro menú diario (10 meses)

Autor: freepick.com

Autor: freepick.com

¡Paula ya ha cumplido los 10 meses! Seguimos pendientes de los análisis de sangre. El de orina dio cultivo negativo, así que parece que no tiene infecciones. Sigo sin pesarla esta semana, pero ayer al bañarla me llevé un alegrón, porque le vi una arruguita más en los muslos y que tenía algo más de chicha para cogerle, jeje. Ayer vomitó el desayuno en la guardería, volvió a provocárselo ella cuando ya había terminado . Esta mañana les hemos llevado a la guarde otros cereales, estos con miel, a ver si así los come más a gusto y ya de paso le engordan un poquito. Anoche se los di para cenar y comió 210 ml, aunque nunca sé la cantidad exacta porque gran parte se va al babero…

Autor: freepick.com

Autor: freepick.com

Nuestra peque come bien y con apetito la primera mitad de las comidas. A partir de ahí, pierde interés y empieza a provocarse arcadas, mover la cabeza, cerrar la boca, a jugar con lo que encuentra… Procuro cuando llega este momento, tenerla distraída y pasamos un poco más o llegamos al final después de más de una hora…

Estas son las cantidades que come en un día Paula, con 10 meses:

  •  Desayuno: En la guardería no consiguen darle más de 150 ml de cereales. En fin de semana, yo logro darle un poco más, unos 180.
  • Comida: Toma un puré de verduras acompañado de carne (ternera, pollo o pavo) o pescado blanco, unos 200-250 ml. Dos veces por semana incluimos en el puré media yema de huevo duro. Y aunque no hemos empezado, a partir de los 10 meses puede tomar ya puré de legumbres y le podemos introducir el cordero sólo una vez cada quincena (al parecer es una carne muy fuerte). Toma todas las verduras salvo las de hoja verde. Y después, de postre, a veces conseguimos que tome un poquito de yogur (ahora le gusta el Iogolino mini de plátano). Si es que se puede decir que “le gusta” comer algo a una niña así, jeje.
  • Merienda: Toma una papilla de frutas natural. Puede comer ya todas, sólo me dijo la pediatra que tengamos cuidado con los frutos rojos tipo fresas porque son más alérgenos, pero ya las ha comido sin problemas. Mezclo tres frutas, le añado 60 ml de leche, dos cacitos de cereales y una galletita y lo trituro. Últimamente hay suerte y se lo come. Si termina bien y sin arcadas, le doy otro yogurcito mini (equivale a medio de los normales.
  • Cena: Le pongo 210 ml de papilla de cereales. La cena casi nunca la termina últimamente, y es un rollo porque al no querer luego biberones, apenas toma leche al día si no fuera por la que le “cuelo” sin que lo sepa en la fruta y los yogurcitos… ¿Alguien más tiene el problema de que no llega al mínimo de leche? Por si no lo sabéis, el brócoli tiene mucho calcio, así que si vuestros peques toman poca leche, metedlo bastante en sus purecitos de verduras. ¿Sabéis algún truco más para “colarle” leche o calcio?

Otra cosa, aunque no viene al caso: ¡acabo de crear nuestra página de Facebook! Así que ya os estáis pasando por allí a compartir cositas. Un abrazo y buen día.

Miedo a la báscula

Báscula infantil marca Beurer

Báscula infantil marca Beurer

 

La temida báscula. Aquello a lo que nos enfrentamos las madres de bebés con bajo percentil.

Cuando ir al pediatra se convierte casi en un examen que rara vez apruebas, de ésos a los que vas vendida. Da mucha más rabia que en los que no has estudiado, porque aquí sabes que lo has dado todo pero, simplemente, no llegas al nivel. Has probado distintas leches, biberones, tetinas, cereales, cucharas… Distintas tácticas para atraer la atención: la tele, los sonajeros, las canciones… Pero igualmente, sabes que, como mucho, llegarás al 4,5 pelado.

Como he comentado ya en alguna entrada, el primer pediatra de Paula la pesaba cada cuatro-cinco días. Tenía que ir en coche, buscar aparcamiento en una zona complicada y aguantar el chaparrón del examen. Duré demasiado, pero finalmente decidí que aquello no era vida. En la farmacia me conocían y también me preguntaban cada vez que la pesaba, con lo cual me sentía doblemente examinada.

Dejé de ir a la farmacia a pesarla y dejé de ir a ese pediatra. Así de fácil. No me escondo bajo tierra como los avestruces ni eludo el tema, pero quiero que mi hija y yo seamos felices. Y bajo presión ni estaba engordando más ni éramos felices.

Ahora la pesamos simplemente en las revisiones de la nueva pediatra, cada tres semanas o cada mes aproximadamente. Y de vez en cuando, en la báscula que tenemos en casa para adultos, nos pesamos con ella y sin ella para hacer una estimación. ¡Pero cada 10 días como mucho!

Si hay que hacer algo, darle alimentación especial, hacerle pruebas… la pediatra dirá, pero dejémoslo en manos de especialistas y sin estresar a nuestros bebés.

Esto que os digo sobra decir que es mi opinión y a través de la experiencia. Ahora os leo: ¿qué hacéis o haríais vosotr@s?

¿Envidia de los bebés “normales”?

Autor: freepick.com

Autor: freepick.com

Esta mañana me di de baja en un foro de madres y pediatras. Una madre preguntaba si su bebé comía bien. Era creo que una niña preciosa, en un percentil sesenta y pico más o menos y que comía purés, papillas, sus yogurcitos de después… Y me encendí un poco. Porque pensé: a ver, si tu niña está perfectamente bien, en un percentil normal, sube bien de peso y no se deja nada en el plato… ¿entonces para qué entras en un foro pediátrico a preguntar apurada?

Sinceramente, me pareció una falta de respeto a las que luchamos cada día contra vómitos, platos a medias, un percentil bajo 3… y así lo expuse. La reacción fue tirárseme a la yugular diciendo que eran inquietudes normales, que respetase a la gente, que todos tienen derecho a preguntar… así que sin decir ni mu me borré y punto.

No tengo ganas de discutir con nadie pero tampoco de seguir leyendo tontunas cada día en los mismos posts junto a problemas gordos de niños con malformaciones, problemas serios neurológicos, de nutrición o de piel, alergias… Opté por lo mismo que cuando dejé de pesar a mi niña cada semana en la farmacia. Opté por ser feliz y empezar a solucionar las cosas que están en mi mano sin agobiarme o empeorar el resto. ¿Envidia? Por supuesto que tengo envidia de las mamis con bebés supergordotes y sanos. Pero quizás por eso, por respeto, opté por no contestar. Porque no quiero sentirme víctima ni nada parecido, ¡tengo a una niña preciosa y también perfectamente sana, aunque necesite más paciencia! Con la de problemas que hay en la vida, prefiero ser feliz y, tal vez, hablar con quienes me entiendan para no ofender a quien no ha vivido esto.

La historia de Paula

Paula

Paula nació hace casi 10 meses y pesa 6.190 kg. El nombre que elegimos para ella no podía haber sido más acertado, puesto que significa “pequeña” en latín. El ginecólogo me provocó el parto unos días antes porque ya llevaba una semana y pico sin crecer mucho, y prefirió sacarla. Ya desde la tripita de mamá, sin muchas ganas de comer, por lo visto. Pesó 2.670 kg y salió de la clínica al límite, en 2.450 kg.

Me costó un poco enganchar la lactancia materna, pero finalmente la instauramos tan bien, que tuve que alargarla hasta casi los nueves meses. Y es que Paula enseguida rechazó todo tipo de biberones. Aunque comenzó con cereales con cuatro meses y medio, siempre fue con cucharita. En realidad, a Paula le encantan biberones y chupetes. Pero no como a todos los niños, para comer, sino para morderlos y divertirse jugando.

Tuvimos un primer pediatra que era una agonía. Nos hacía llevarla a pesar ¡¡cada cinco días!! y aquello parecía un examen. Por eso y algunos errores que no vienen al caso, pero que le otorgaban poca profesionalidad, decidimos cambiar a una pediatra que es excelente. ¡Todo un acierto! Con ella, las revisiones se volvieron mensuales y, aunque Paula no engorda más e incluso pierde peso a veces, ganamos en tranquilidad con sus valoraciones. Porque se ve que ella sí conoce casos muy parecidos y nos apoya con una sonrisa, que no es tanto pedir.

Paula vomita muchas comidas, pero con arcadas que, aunque duela reconocerlo como madre, hace aposta. Quizás porque su estomaguito no está acostumbrado y no puede con más. El caso es que se agobia y no puede con raciones normales. Ahora mismo estamos en proceso de pruebas para detectar posibles alergias, intolerancias, etc.

Nuestra pediatra nos ha explicado que a veces, simplemente, un niño es mal comedor. Y no por eso tiene una enfermedad ni hay que agobiarse. Si es el caso de Paula, entre ella y un doctor de digestivo nos darán unas pautas a seguir y determinados suplementos. No sé aún muy bien cuáles, pero por ejemplo hay una leche que al parecer tiene más calorías y le ayudará a coger peso.

Os seguiré contando…

Literatura al respecto

Aquí os dejo algunas de las fuentes que os pueden servir de ayuda, inspiración, información, consejo… ¡Están abiertas a vuestra aportación si encontráis algo que pueda servirnos al resto de papis y mamis!

Autor: Freepick.com

Autor: Freepick.com

– http://www.who.int/childgrowth/  Muy interesante apartado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con todas las tablas, datos y estudios sobre nutrición de los niños (algunos documentos se leen solamente en inglés).

‘Mi niño no me come’, de Carlos González. Se pueden compartir o no algunos de sus criterios, pero sin duda es una lectura recomendable y su espíritu optimista es fundamental para que los papis aprendan a no agobiarse y no agobiar a sus pequeños.

Mi Pediatra online. Esta consulta sobre niños de bajo peso resuelven algunas de las dudas más comunes que puedes tener.

Artículo de Ana Martínez Rubio, pediatra de Atención Primaria, con algunos casos concretos de niños sin apetito con los que te puedes identificar. 

– Aquí van varios en uno: compendio de blogs pediátricos realizado por la Asociación Española de Pediatría.

Las tablas de percentiles

La Organización Mundial de la Salud (OMS) es la que marca los parámetros de estatura y peso de niños y adultos a nivel mundial. Aun así, hay que tener en cuenta las diferencias de dieta en cada país, si un bebé tiene lactancia materna o artificial, si tiene intoleracias… Vamos, que son eso, tablas orientativas. Si tu niño está por debajo del percentil 3, puede ser perfectamente sano. Solamente que conviene que tu pediatra lo vigile más estrechamente. ¡No te agobies!

Las tablas de crecimiento de la OMS:

Tabla de estatura para niños y niñas por edad

Tabla de peso para niños y niñas por edad

Si prefieres medirlo por el Índice de Masa Corporal, que asocia peso y estatura, primero calcúlalo aquí  y después mira la cifra en las tablas de la OMS. ¡Gracias, Berta, por esta última información!

Medidor automático:

Gracias a la aportación de nuestra amiga Laia, os incluyo además esta web super práctica, Percentiles infantiles, donde se os calcula directamente el percentil de peso y altura poniendo las medidas de vuestro pequeñ@. Usa los baremos de la OMS y el de la Seguridad Social española. ¡Ideal para los que a veces nos hacemos un lío con tanta gráfica y tanto número! 😉