Archivos Mensuales: agosto 2015

¡Vacaciones! ¿Buffet para los niños?

image

Sí, ya sé que muchos de los que me leéis estos días estáis de vacaciones, y a lo mejor algunos disfrutando de un merecido descanso en uno de esos hoteles de playa con buffet en el desayuno y las comidas. Normalmente, estos establecimientos turísticos suelen estar muy acostumbrados a recibir a familias con niños. Pero es normal que el cambio de hábitos y comidas nos dé un poco de respeto a los padres de niños malcomedores. “¿Comerá mi hijo mejor o peor de vacaciones que en casa?”.

Personalmente, pienso que este break alimenticio es tan positivo como el que estáis teniendo del trabajo, el cole, la guardería o las rutinas del día a día que van pesando ya de todo el año. Pero, dado que hay muchos otros tipos de vacaciones (en el pueblo con los papis o los abuelos, en la montaña, en un apartamento a vuestro aire…), veamos las ventajas y desventajas de estos típicos buffet de hoteles playeros.

Ventajas

– La variedad de comida en estos sitios es tanta, que puede suponer una buena oportunidad para dar a probar un poco de todo a nuestros pequeños y descubrir nuevos platos que le gustan y no sabíamos.

image

– Precisamente el poder probar de todo un poco es una ventaja para los niños que se desaniman y aburren ante un enorme plato con sólo arroz o sólo carne…

– Para los niños mayorcitos, que ya razonan, disfrutarán de la experiencia de la comida como un juego: levantarse a cada rato a explorar y descubrir los platos más apetitosos y después degustarlos les encantará.

– Acudir a estas instalaciones suele asegurar bastantes facilidades para niños que no todos los establecimientos hosteleros tienen: tronas de bebés para todos los que necesiten, microondas para calentar biberones y potitos (en algunos casos incluso ellos proporcionan potitos o purés caseros) o platos adaptados a gustos infantiles.

– Los horarios de comidas son fijos en los hoteles con buffet. Pienso que esto es ventaja, porque nos aseguramos de que, aun estando de vacaciones y con unos horarios más flexibles, los niños comen aproximadamente a la misma hora.

– Las instalaciones de los buffet, por lo general más amplias que las de restaurantes tradicionales, garantizan un espacio entre mesas amplio para que los pequeños no sientan mucho agobio.

Desventajas

– El bullicio de los hoteles en vacaciones puede convertirse en un suplicio si el niño se pone más nervioso con tanta gente y ruido.

image

– Lo mismo sucede cuando ya hablamos de complejos hoteleros más familiares, ya que entonces pueden hasta formarse largas colas a las horas de las comidas…

– Normalmente, la gran variedad de alimentos es inversamente proporcional a su calidad… no tiene por qué ser así, pero es cierto que sucede en bastantes casos.

Sigue leyendo

Anuncios