Archivos Mensuales: abril 2016

Niños diferentes, tallas diferentes

vb_morpho_1-png_m-1044317667

Niños diferentes, hechuras diferentes. Foto: Vertbaudet

Puede parecer que la única preocupación de los padres de un niño gordito con la ropa es comprarle varias tallas por encima de su edad. Y si es delgadito, varias tallas por debajo y listo. Pero los que de verdad tenemos estos “problemillas”, sabemos que no es tan fácil. Mi hija es delgadita, vale, pero eso no quiere decir tampoco que sea canija. O, aunque sea bajita, tampoco corresponde exactamente la talla que tendría de cintura con la que tiene de largo si nos ceñimos simplemente a un tallaje estándar por edad.

Esto hace que a menudo me enfrente a pantalones del largo de su pierna que desbordan su cintura hasta con cinturón, o bien el caso contrario: pantalones que se ajustan a su cinturita como un guante pero claro, le quedan pesqueros por debajo.

¿Qué soluciones tenemos para esto?

  1. Cinturón al canto: pero no siempre resulta cómodo para niños pequeños. Más aún, si están aprendiendo a bajarse solitos los pantalones para hacerse pis…
  2. Tirantes: me volví loca para encontrar unos a mi hija y al final encontré sólo unos algo masculinos. Y es que no sé por qué pero parece que están en desuso o pasaron de moda. Pues no lo entiendo, sinceramente, porque me parecen super prácticos, se adaptan a todos los pantalones y falditas y darían mucho juego a la hora de venderlos con dibujitos y demás (por favor, reyes del DIY, tomen nota).
  3. En el caso de niñas, directamente optar por vestidos, que no dan tanta guerra a nivel de cintura, o por leggings, más ajustados. Y en ambos sexos, pantalón con cintura tipo chándal, de goma muy flexible. Claro, si solución es a veces, pero tampoco tendríamos por qué resignarnos…
  4. Comprar pantalones o faldas ajustables en la cintura. Esto sí que es un invento, y por suerte cada vez más extendido. Se trata de una goma que colocan en la parte interior de la cintura en la prenda con cinco o seis ojales para encajar un botón más o menos fuera de la goma, según el niño sea más o menos delgadito. Sirve no sólo para que puedan usarlo niños de distinta constitución, sino para alargar algo la vida de la prenda, de modo que aunque engorden un poquito puedan seguir usándola (ya si crecen es otro cantar, jeje).
  5. Buenas noticias: y no me patrocinan, pero aun así celebro que la gente de Vertbaudet se haya inventado la colección Morphologik. Se trata de que, sobre una misma talla/edad podemos elegir si preferimos delgado, estándar o fuerte, según la constitución corporal del niño. Esto implica que, además de ajustarse la cintura como sucedía con las soluciones anteriores, también acompañen las caderas y el resto de la morfología del pequeño en cuestión.
Distintos pantalones para una misma edad con Morphologik

Distintos pantalones para una misma edad con Morphologik

¿Qué os parecen estas ideas? ¿Tenéis alguna otra que no se me haya ocurrido? ¡Contadme propuestas y experiencias! 😉